Ojala hubiese estado ahí…